Ir al contenido principal

Viaje Interdimensional - Capitulo 4


Capitulo 4
Cuando me desperté no abrí los ojos, permanecí acostada en un intento de conversarme que lo sucedido solo había sido un mal sueño, pero el resto de mis sentidos me decían que era verdad. Sentía el duro piso bajo de mi, el frio del lugar, el dolor causado de mis raspones que me causa al recorrer el lugar con la poca luz que había, aunque ahora están cicatrizados, aun me dolían. Además de la humedad del lugar.
Al abrir los ojos solo confirme mi situación actual. El encontrarme ahí no era un terrible sueño. Permanecí acostada, abrazándome a mí misma, hasta que note algo diferente. Frente a la puerta había un plato de sopa, o eso me pareció porque no se parecía a ningún platillo que haya visto antes. Al ver eso una pequeña sonrisa apareció en mi cara y sin más me comí lo que contenía ese plato, sin prestarle la mínima atención al sabor, puesto que no había probado bocado por… tres…. ¿cuatro días? No estoy segura. Pero mi apetito puede asegurar que fue hace varios días.
Luego de dejar el plato donde lo había encontrado, volví abrazar mis piernas. Pero esta vez no para llorar sino para pensar lo que tendría que hacer. Aunque el hueco que en mi corazón se formo no desaparecía ahora me encontraba más tranquila y podía pensar con calma. Mis opciones eran quedarme y esperar un rescate o buscar salir por mi misma y después… no sé, tal vez encontrar una forma de regresar a mi casa o… con Sakura?
-¡Es cierto, el collar!- exclame al recordar la razón por la cual la había conocido. Busque bajo mi camisa y ahí estaba intacto y seguro. Di un suspiro de alivio al ver que aún lo tenía conmigo. Además, mientras lo tuviera era seguro que vendrían conmigo, pero por eso no sabía si alegrarme o entristecerme. Pues significaba que solo importaba el collar y no yo.
Pero aún así debo encontrar una forma de salir de aquí no quiero esperar, pero… dirigí mi vista a la puerta para luego dar un largo suspiro, si no puedo abrir la puerta lo único que puedo hacer es esperar, pero no quiero hacerlo ¡no quiero esperar! pensé mientras apretaba mis puños. Pero con mis habilidades no puedo hacer nada más que esperar. Empecé a llorar de nuevo. Lo único que podía hacer era esperar.

Pasaron varios días, o eso creo, no tenía forma de saber cuánto tiempo había pasado. Durante ese tiempo me la pasaba principalmente durmiendo, para evitar el aburrimiento. Un día extraños sonidos me despertaron. Al pone más atención se escuchaban muchos gritos, pero no entendía nada. Minutos después empecé a escuchar otra clase de ruidos, pero no lograba identificar que eran. Se escuchaban lejanos y también pasaban unos minutos entre cada unos. Luego de unos logre descubrirlo. ¡Eran explosiones!
-¿Qué ocurría?- me pregunte
Si tenía suerte podía aprovechar la confusión para poder escapar. Lo que pasara después… lo pensaría más tarde. Lo primero era salir de este lugar. No paso mucho antes que las explosiones se escucharan más cerca. Me aleje de las paredes para evitar hacerme daño.
La última explosión fue en donde me encontraba, levantando una nube de polvo. Entre ella logre ver una silueta, parecía la de un hombre, pero había algo que parecía diferente. Antes que lo pudiera determinar, me arrojo algo cayendo sobre mi cabeza.
-¿Eh? Una… ¿capa?
-¡Bakazai!-me grito luego de ponérmela, procurando que no se viera mi rostro. Mientras se dispersaba la nube de polvo, vi que él seguía ahí, como si me estuviera esperando. Al ver que no me movía se acerco a mí y me rodeo la cintura. Me sorprendió mucho eso, no me lo esperaba y no podía pensar en una razón para ello. Me obligo a correr a su lado, aunque íbamos rápido me dio la impresión que él se obligaba a ir despacio, principalmente por el hecho que él resto nos rebasaba con facilidad. Mientras corríamos note que todos llevaban capas. Por un momento me pregunte la razón de esto pero en el momento de la última explosión deje de pensar en ello.

La última explosión creó una salida. Cuando nos acercamos me di cuenta que estábamos a en la orilla de… ¡no tengo idea! Todo estaba oscuro, era una noche sin luna, no podía ver casi nada. ¿Cómo tenían pensado escapar? Como si alguien hubiera escuchado mi pregunta, un fuerte viento hizo acto de presencia. Cuando desapareció note unas enormes criaturas ante nosotros.
Eran parecidos a los dragones, pero a la vez no eran lo mismo. Eran bastante grandes debían medir cerca de 4 metros, o tal vez más. Su cabeza era alargada y en lugar de hocico tenían un pico que terminaba dando una curva, pero a diferencia de los pájaros de mi mundo era cubierto por su piel escamosa. Su cuello no era muy largo, pero mayor al de la mayoría de los animales que conozco. Además tenía una especie de cresta triangular que lo recorría totalmente. Su cuerpo era normal, tomando en cuenta su tamaño en general, aunque era bastante alargado. También tiene una larga cola delgada. Sus patas eran grandes y gruesas, tenían cuatro dedos, que terminaban en garras. Finalmente poseía un par de olas como de murciélago, no sé que tan grandes porque las tenían recogidas en ese momento.
Mi sorpresa y miedo por esas criaturas desconocidas fue tal que las cuerdas vocales se me cerraron y no logre liberar mi grito, mientras me aferraba al desconocido que me había llevado ante esas extrañas criaturas. A pesar de mi resistencia me subió a la criatura desconocida, para luego dirigirse al resto de sus compañeros.
-Bandekai decorro jarikai- les dijo antes de subir y sentarse delante de mí.
-Bazai- grito antes de levantarnos del piso con un batir de las alas de la criatura y por un acto de reflejo me abrace a él. Con otro batir de alas ya nos encontrábamos volando en el vasto cielo, o eso creo… tenía tanto miedo que permanecí con los ojos cerrados.
-Varinda, semin simoiri jameri, kari lilika- me dijo, aunque no sé lo que signifique estoy segura que fue algo para tranquilizarme
En ese momento me di cuenta que se había quitado la capucha, solo hasta entonces descubrí la razón por la cual su apariencia me parecía diferente. Su cara es ovalada. Sus orejas son largas y puntiagudas. Sus ojos no tienen pupila, ni iris y son completamente azules. Son grandes, ovalados, más anchos en la parte anterior y algo rasgados por detrás. Y por último una larga cola delgada. Aunque mi primera impresión fue sorpresa y miedo, no tarde mucho en tranquilizarme. Con verlo a los ojos algo me decía que podía confiar en él y no me haría daño, también podía ver en sus ojos una gran determinación, aunque me gustaría saber la razón de ella.
Durante la media hora que estuvimos volando me di cuenta que eran más de lo que pensaba eran cerca de 50 criaturas y en ellas iban una o dos personas, si es que los puedo llamar así, aunque me pareció ver alguna que se encontraba atrás de nosotros tres. Minutos después llegamos a una montaña cuando nos encontrábamos lo suficientemente cerca vi como algunas rocas se movían permitirnos adentrarnos, aunque solo permitía entrar a dos criaturas a la vez, de 7 metros de ancho, por unos 11 de alto, aproximadamente.
Cuando entramos me di cuenta que ya adentro la cueva era mucho más grande, aunque no puedo calcular cuánto por la oscuridad del lugar, solo unos cuantos tenían unas antorchas que me permitían ver lo que pasaba. Al fondo de la cueva se encontraba otra abertura, pero está más pequeña. Apenas permitía pasar a las criaturas una por una. Pasamos por ahí luego desmontar a la criatura, en ningún momento me despegue de mi rescatador. No por gusto, sino porque él no me dejaba opción. Ahora me podía imaginar la razón de porque me habían encerrado en primer lugar. Quería escapar cuando tuviera la menor oportunidad.
Recorrimos un largo túnel, una media hora más tarde de comenzar el recorrido, las criaturas salieron volando por otro túnel más ancho, pero vertical, había el exterior. Nosotros seguimos caminando por un largo tiempo, cerca de tres horas en mi opinión. Casi al final, el túnel empezó hacer más ancho. Al final se encontraba una gran puerta abierta totalmente.
En el momento de cruzar la puerta nos encontramos con un gran valle, rodeado por grandes paredes de piedra tan altas como un edificio de 15 pisos para dar paso a un vasto cielo, donde podía distinguir unas figuras surcándolo, supongo que son esas criaturas con las que llegamos antes. En el valle había construcciones parecidas a tiendas, entre los extraños árboles y plantas que creían en el lugar. Alrededor la pared de piedra había varias salientes, aunque aproximadamente a un tercio antes de terminar parecía que se inclinaba hacia dentro como si intentará encerrar el valle.
A mi derecha, a unos 10 metros se encontraba el nacimiento de un río que recorría unos cuantos metros junto a la pared, antes de volverse una castada que se perdía entre esos extraños árboles. Mientras que a mi izquierda y al frente de mi aparecía un camino inclinado para llegar al valle. A medio camino empezaba una gran multitud que recibía a los recién llegados. Me pregunto cuánto tiempo estuvieron encerrados para causar tal conmoción.
Al acercarnos me dio la impresión que él, mi rescatador, se mantenía más cerca de mí. Aunque no le di mucha importancia. En este momento estaba asustada, no sabía qué hacer. La idea de escapar cuando viera la oportunidad había desaparecido, y mantenerme oculta no me salvaría por mucho tiempo.
En ese momento se detuvo y me di cuenta que poco a poco todos se sumieron en silencio. Por un momento pensé que me habían descubierto y me asuste, pero cuando él se alejo me di cuenta de lo que pasaba. Una mujer se acercaba entre la multitud, todos la dejaban pasar, aunque no parecía porque fuera alguien importante, sino porque no querían acercarse a ella. Me fue fácil imaginar la razón: era diferente.
Era un poco más alta que yo, pero no tanto como los demás. Su cara era ovalada. Sus orejas se parecían a las mías, aunque eran puntiagudas, eran ocultas por su cabello color magenta, largo hasta la cintura, al final de su cabello tenía un lazo que lo sujetaba. Sus ojos eran rasgados, sin iris, ni pupila, de color magenta. En su frente tenía una piedra redonda, también de color lila. Por un momento pensé que era un adorno, pero luego me di cuenta que era parte de ella.
Cuando estuvieron cerca se abrazaron fuertemente. En sus rostros se podía distinguir claramente la alegría y la satisfacción de poder estar juntos nuevamente. En ese momento me di cuenta que él me confundió con alguien parecido a ella y por eso me salvo. El polvo y el humo tuvieron que crear esa ilusión. Segundos después me percate que podía utilizar ese momento para alejarme e intentar huir. Algunos se estaban alejando del lugar y otros estaban atentos a la pareja. Di un paso así atrás… y caí.
El sonido de mi caída llamo la atención de los aún presentes. La capucha se cayó y dejo al descubierto mi rostro, tan parecido y diferente a la vez de la mujer de cabello magenta. La cara de todos mostraba sorpresa y temor. Los niños hicieron ademan de acercarse, por la curiosidad que les despertaba, pero fueron alejados de mi por sus madres rápidamente. Poco a poco los rostros fueron cambiando. Mostrando un gran odio y desprecio hacia mí.
Me pare tan rápido como pude y me puse en posición de pelea. Mi miedo y el peligro que sentía me indicaban que era lo mejor. Pensaba en pelear si me atacaban, pero antes de darme cuenta uno de ellos me tenían atrapada. Sin oportunidad de escaparme. Aún así no me rendi, intente hacer que me soltaran, pero solo consegui que aplicaran más fuerza en su agarre. Tan fuerte que cerre los ojos por el dolor. No podía moverme. No tenía oportunidad de escapar. Tenía miedo y frustración. Nuevamente no podía hacer nada, simplemente esperar.
¿Qué van hacer conmigo? Me encerarían nuevamente o harían otra cosa. En mis ojos se formaban algunas lágrimas, por el miedo, por la frustración, por lo inútil que me sentía. Aún intentaba liberarme, pero solo lograba que mis fuerzas huyeran de mí a cada momento. Antes de desmayarme me soltó y caí al suelo sin remedio, me sentía débil. Aún así logre abrir los ojos lo suficiente para saber que la mujer de cabello magenta se acerco a mí, coloco mi cabeza en su regazo y puso su mano en mi frente. Luego de eso volví a cerrar los ojos. Me pareció escuchar algo segundos después, no estoy segura. Solo de que ahora había recuperado mis fuerzas, pero aún así me sumergí en la inconsciencia.

Cuando desperté, me encontraba dentro de una tienda, hecha por alguna clase de pieles o tela no estoy segura. Estaba acostada en una especie de colchón. A mi lado, a la derecha, se encontraba otra de estas cosas. Más a la derecha había algo que reconocí como un arco, pero era diferente a los que conocía. Debía medir dos metros. Era formado por tres arcos. El principal es redondo y muy grueso, haciéndose más delgado a sus extremos. Por detrás a unos quince centímetros se encontraba el segundo arco. Este más delgado que el anterior, pero aún así grueso, y se unía al otro en sus extremos de tal forma que no se notaba que fueran dos piezas diferentes. En la parte media se encontraba otro de unos diez centímetros curvado en sentido contrario al los otros dos. Los tres tenían tallado en toda su longitud varios símbolos que no reconocí. Y finalmente su cuerda también era gruesa, tensa lista para ser utilizada.
A su lado se encontraba un porta flechas, de metro y medio. Veinte centímetros debajo de la parte superior, tenía varios cintas de colores: marón, morado y rojo oscuro, fueron algunos colores que logre distinguir. Más abajo, a unos treinta centímetros, se encontraban otros símbolos. Ahí se encontraban unas veinte flechas, todas adornadas con plumas extravagantes, de colores verde y violeta principalmente.
También se encontraba una espada en su funda. La vaina no tenía nada en especial a mi parecer, excepto un símbolo que no reconocí cerca de la guarda. La cual era de forma elíptica, además de gruesa, principalmente en la parte central. La empuñadura era de unos treinta centímetros, gruesa también, de forma de prisma rectangular.
Antes de seguir mi inspección escuche un ruido al otro extremo de donde me encontraba. Estaba entrando la persona causante que me encontrara en ese lugar. Por un momento tuve miedo pero al ver sus ojos me tranquilice. Sus ojos seguían transmitiéndome seguridad.
-Sukirisai, mirasai dekaimi seraide porada misedi- de nuevo seguía sin entender que decía pero por su tono de voz y su expresión puedo saber que está preocupado por mí, aunque no tengo idea de cómo hacerle saber que me encontraba bien. Aunque me gustaría saber cómo es que llegue a esa tienda y además ese lindo lugar. Algo tan diferente a como estaba antes.
-¿No será que no tienen donde dejarme mientras piensan que hacer conmigo? -pensé con temor.
Pero luego me reproche al pensar en la persona que estaba frente a mí. Al no tener ninguna respuesta de mi se sentó frente a mí y ha estado mirando durante este tiempo. Si pensaran en hacer algo malo conmigo no estaría preocupado por mí.
Nos quedamos en silencio cerca de media hora, sin hacer nada. No tenía forma que me entendiera además parecía estar bien solo con verme, y yo también, pues nos quedamos viendo durante ese tiempo y viendo las cosas en las que nos parecíamos y lo que nos hacía diferente y no solo en el físico sino que también en nuestra ropa.
Mientras que yo tenía puesta una camisa de cuello redondo de color blanca y sus mangas negras, y un estampado de color lila en el frente. Una falda de mezclilla arriba de las rodillas. Abajo tenía un mayon que llegaban hasta mis rodillas. Finalmente unos converse negros y unas calcetas blancas. Él lleva una especie de playera holgada, pero sin el tirante derecho. Un cinturón ancho, negro. Un pantalón un poco holgado que terminaba dentro de sus botas. Estás eran hasta la mitad de la pierna, donde tenía unos hilos cruzados. Por último en ambos brazos tenía brazaletes con varios símbolos. Ambos somos diferentes en algunas cosas e iguales en otras.
Entonces escuche algo, por el tono parecía una canción me pareció una linda canción aunque no entendiera lo que decía. Seré los ojos para concentrarme mejor en la canción. Mientras avanza me di cuenta que la canción transmitía, una gran tristeza. Cuando ese pensamiento pasó por mi cabeza escuche un ruido. Al abrir los ojos alcance a ver como él salía de la tienda. Por un momento dude en seguirlo, pero mi curiosidad fue más grande.
Cuando salí me di cuenta que me encontraba al otro lado de donde había llegado, además no había nadie más afuera. Todo se encontraba en silencio, excepto por la voz cantarina. Por el rabillo del ojo alcance a ver su figura moviéndose entre la oscuridad con una agilidad envidiable. Cuando estuvo cerca de la pared con unos increíbles saltos, entre las salientes en esta, llego hasta un amplio descanso donde en la orilla la mujer de cabello magenta se encontraba. Ella era quien cantaba.
Mantenía ambas manos juntas sobre el pecho. La falda de su vestido y su cabello ondeaban por el viento de la noche. Esto hacía que se viera increíble, casi mágico. Se detuvo cuando nota la presencia de él tras ella, girando para verlo. Se mantuvieron mirando mientras hablaban unos instantes, sin apartar la vista del otro, antes de abrazarse. Me pregunto de qué hablaron, pero eso es algo que no debía enterarme. Algo me decía que era lo mejor. Entre nuevamente a la tienda y me volví acostar. En unos minutos me quede dormida nuevamente.
Al día siguiente no salí para nada de la tienda. Aunque la mujer de cabello magenta me hacía compañía, me aburría. Además sentía que estaba encerrada nuevamente. Pero al recordar cómo me habían visto ayer dejaba de lado la necesidad de salir. Mientras estuve ahí pensé de nuevo en la razón por la que termine en ese mundo. Nuevamente había confirmado la presencia del collar, pero esta vez sin sacarlo bajo mi ropa. ¿Alguien de ellos estará buscándome? Me pregunte y como si alguien me hubiera escuchado la respuesta llego horas más tarde.
Afuera se escuchaba un gran alboroto. Quise ir a ver lo que pasaba pero, como era desde que me desperté, no me dejaban salir. Unos minutos más tarde él entro, hablo un poco con la mujer y luego ambos salieron. Dejándome sola. ¿Qué pasará? Pensé y segundos después la respuesta entro. Era un hombre igual al resto, aunque sus ropas eran un poco diferentes, aunque no pude identificar porque y por alguna razón me parecían familiares.
-Me alegro que estés bien- me dijo tan pronto me vio, reflejando su alivio de verme en su rostro.
-¿Co… cómo?- tartamudeé por mi sorpresa. Durante todo este tiempo nadie había hablado mi idioma
-Soy Ling- dijo como respuesta mientras sonreía
-¿¡Cómo puede ser eso posible!? Estoy segura que cuando te conocí eras humano, pero ahora…- dije mientras lo miraba parecía uno de ellos y movía mis manos sin sentido, no puedo creer que en algún momento fuera humano
-Utilice magia- contesto- después de todo soy el sucesor de la magia- agrego algo avergonzado pero orgulloso.
-Increíble- dije mientras veía como movía su cola- la magia puede ser muy útil en estos casos, pero… ¿qué significa ser un sucesor?- pregunte mientras lo miraba, hasta ahora había pensado que solo era el siguiente en convertirse en Maestro, guardián de un nivel, pero ahora no estoy segura.
-¿No lo sabes?- me pregunto sorprendido –esperaba que Sakura te explicara eso pero…- suspiro- bueno todo fue apresurado, principalmente contigo
-¿Me vas a decir o no?
-Si, pero ahora no, tene…
-¿Por qué?
-Debemos irnos pronto, pero primero toma esto- saco dos botellitas de la bolsa que tenía con él.
-¿Qué son?- pregunte mientras los agarraba, una tenía un líquido azul marino y el otro de color verde esmeralda.
-Son pociones, este- señalando el verde- sirve para que puedas entender todos los idiomas y los demás te entiendan y este- señalando el azul- es para romper el sello anti magia que tienes
-¿Podre usar magia?- pregunte emocionada
-Si, pero debes beberlos para que surjan efecto
Asentí con la cabeza mientras destape el que tenía el líquido verde. Cuando lo tome no sentía nada diferente, solo su extraño sabor. Después seguí con el que me permitiría usar magia. Este también tenía un sabor extraño. Pero esta vez sentí como algo cambiaba en mi interior, y una energía recorría atreves mi cuerpo.
-Bien, es hora de irnos- me tomo de la mano y me saco de la tienda. Afuera parecía de nuevo de noche y no había muchas personas afuera. A unos metros de donde estábamos vi a las personas que han sido tan amables conmigo.
-Gracias por todo- dijo Ling
-No tienes que agradecer- dijo el hombre, me sorprendí mucho cuando entendí perfectamente lo que decía, pero lo que escuchaba no era su idioma, sino el mío, la poción es más sorprendente de lo que creía -aún me sorprende que la conozcas es… diferente
-Aunque se parece un poco a los de mi raza- agrego esta vez la mujer
-Eso parece, pero ella es diferente, aún así gracias Skin, Lilika- cada uno de ellos movió la cabeza cuando menciono su nombre.

En la salida del valle, Ling realizo un hechizo para que todos olvidaran mi presencia, como si nunca hubiera estado ahí.
-Tu presencia en este mundo no tuvo que pasar, las consecuencias pueden ser terribles, así que lo mejor es que lo olviden- fue la explicación que me dio. Más tarde abrió un portal para ir a su mundo.
-Aunque ustedes me olviden yo no lo hare- fue lo que pensé antes de pasar por el portal.

Al salir me encontré con el paisaje más increíble que pude haber imaginado alguna vez. Una increíble variedad de árboles y plantas de exóticas formas se encontraban frente a mis ojos. La luz de la luna, la cual era tres veces más grande de mi mundo, se filtraba entre los arboles de tal forma que podía ver perfectamente todo el lugar como si fuera de día, aunque la luz no fuera tan intensa. Lo único con lo que podía comparar era un lugar al aire libre, pero bien iluminado, durante la noche.
Además había unas extrañas creaturas florando a los alrededores, las únicas que logre ver pero es posible que hubiera más. Estas tenías una cabeza ovalada, alargada, arriba tenía una especie de triangulo isósceles. No tenía una gran altura y su base era alargada que se confundía con su cabeza. En el centro se encontraba un ovalo que parecía ser su ojo. Mientras lo que parecía ser su cuerpo, era como una capa o manta, la cual ondeaba con su movimiento. Estas criaturas parecían tener una luz propia y todo en conjunto hacía que el paisaje fuera maravillo casi… mágico.

*-*-*-*-*-*-*-*-*-*-*

Listo, otro capitulo más de esta historia. La pareja que aparece en este capitulo tengo un relato de ellos que finalmente ya tengo listo, pero se los mostre el viernes pues primero quiero actualizar New Destiny. Espero les guste el capitulo.
Nos vemos!

Comentarios

Dany nphenix ha dicho que…
He leído hasta aquí esta historia y me está gustando mucho. Lo único es que tiene algunos errores ortográficos, así que te recomiendo que la releas para corregirlos. Por lo demás, me gusta la trama y los personajes también aunque no los conozca mucho.
Besos.

Entradas populares de este blog

El Final de Naruto

Con 700 capítulos, reunidos en 72 tomos, el manga de Naruto llega a su fin después de 15 años de publicación. Aunque el anime basado en el manga sigue trasmitiéndose, pero su final se acerca pronto, además tiene 9 películas y en Diciembre se tiene previsto el estreno de otra: The Last. Puede que para muchos el fin de este manga no sea gran cosa. Pero durante 15 años ha formado parte de la vida de miles de personas. Para mi mucho menos, pues lo conocí gracias que fue trasmitido por televisión abierta durante mi adolescencia, debo conocerlo por lo menos 10 años.


En aquel entonces no llegue a verlo más allá del examen chunnin. Un par de años después lo volví a ver por Cartoon Netword, termine Naruto y empece Naruto Shippuden. Por aquel entonces estaba aprendiendo sobre lo que me permitía ver y leer el Internet de forma gratis, aunque ilegal. Por eso, cuando terminaron de trasmitir capitulos nuevos y viendo que podía ver anime gratis por internet empezé a investigar y quede impresionada …

Orar

Nunca considere hacerlo, siempre me burle de quienes lo hacían.
Pero hoy desesperado y sin nadie en quien confiar.
Ruego que mi plegaría sea capaz de llegar a alguien, a quien sea, y me pueda brindar una mano a esta alma desesperada.

Recomendación de Fanfiction: Saga Alianza

Disclaimer: Tanto los fanfics como las imágenes no son mías. Las imágenes son fanart hechos por fans de la saga basados en algo ocurrido en ella.

El día de hoy les traigo una recomendación de una saga de fanfics que me ha encantado de Harry Potter. Pero antes de hablarles de la saga les quiero advertir de su contenido. No se preocupen no es nada malo pero puede que algunos no les guste algunas cosas.

Advertencias:
-El fanfic empieza inmediatamente después del final de los libros de J. K. Rowling
-Incluye slash (relación homosexual), las parejas principales son Draco/Harry y Scorpius/Albus. Ambas relaciones se desarrollan durante la saga, incluso empiezan hasta un par de fanfics después.
-Lemon (escenas de sexo explicito) slash
-Muerte de Personajes. No se preocupen los protagonistas no xD

Siendo ya previamente advertidos y aún así les interesa esta saga empezare hablar sobre ella.

La saga Alianza fue creada por Helena Dax. La cual consiste en una serie de siete fanfics, actualmente cin…