Ir al contenido principal

Vivir para Soñar


La clase trascurre con normalidad siguiendo con la rutina monótona de todos los días. Lo triste es que no es solo aquí, en la escuela, sino también en la vida en sí. Atada a la rutina. No lo digo porque no ocurran cosas interesantes de vez en cuando, pues pasan. Tampoco porque la vida me parezca triste. Solo la considero gris. Más bien, considero a las personas grises.
En estos momentos escucho a lo lejos la voz del maestro, repitiendo el mismo discurso de todos los años simplemente dirigida a una generación diferente. Recorro el salón con la mirada. Mis compañeros poniendo atención a lo dicho por el adulto frente a nosotros. Haciendo apuntes de lo que creen importante. Al terminar fijo mi mirada en la ventana. Donde puedo ver el patio de la escuela, a esta hora vació. Cruzando la barda y la calle una fila de casas, y ahí techos de las demás hasta el horizonte. A partir de ahí es donde me gusta mirar.
Me gusta el cielo azul, aunque la mayoría lo encuentre aburrido a mi encanta. Me gusta ver los colores que puede llegar a tomar, las nubes que ocultan increíbles formas y me permiten imaginar. Empezar a soñar despierta para adentrarme a un mundo más interesante del que se presenta en clases.
Pero el maestro no cree lo mismo. Me llama la atención y me obliga a regresar a esta realidad. Miro a mi alrededor para descubrir como todos tienen la mirada en mi, curiosos, mientras el adulto me da un sermón y me dice la importancia de las clases, recalcando su importancia para mi futuro. Al terminar regresa al frente para seguir con su discurso monótono y mis compañeros vuelven a ignorarme. Nadie muestra un poco de interés.
Suspiro. No son interesantes. Son comunes.
El descanso llega pronto interrumpiendo las clases. Algunos de mis compañeros salen del salón para comer en el patio o en la cafetería. Mientras otros se quedan para comer aquí junto a sus amigos o simplemente hablar. También hay quienes prefieren jugar y en unos minutos se organizan para tener un partido de futbol en el patio.
¿Yo? Me quedo en mi lugar, no tengo pensado salir, ni tampoco esperar a nadie. Después de todo no tengo amigos. Incluso dudo que alguien se haya dado de mi presencia. Es como si para ellos fuera parte del mobiliario y así pueden ignorarme fácilmente.
El tiempo pasa mientras disfruto del almuerzo que prepare en la mañana. Mis padres están demasiado ocupados con sus trabajos todo el día, con suerte nos reunimos durante la cena.
Saben, para mi el tiempo es relativo. Siento como pasa de forma lenta y tranquila, como en verano que lo único que quieres es sentarte a la sombra y disfrutar del buen clima y cuando menos lo espera ha pasado horas. Las clases, el almuerzo y el día terminan apenas sin que me cuenta. Como al estar en medio de un río. La corriente fluye a mi alrededor sin dilema, mientras yo simplemente disfruto el estar ahí.
Al terminar el día escolar formo parte de la multitud de alumnos que se alegran del fin de nuestro cautiverio voluntario. Mientras me voy alejando, recorriendo las calles, los grupos se vuelven más pequeñas hasta el punto que soy el único portando el uniforme de mi escuela.
Durante mi trayecto pasan a mi lado un grupo de chicos a las grandes risas. Solo uno de ellos llama mi atención. Lo reconozco como mi igual. Por un momento su atención esta en otro lugar, logrando vislumbrar algo que esta fuera de la vista del resto. Pero uno de sus amigos lo regresa a esta realidad, le dice algo y se vuelve uno de ellos.
Perdiéndolos de vista dejo que mis pies me guíen hasta el parque donde veo a los niños jugar con una extraña mezcla de alegría y melancolía.
Soy un soñador. Todos lo somos de pequeños. Pero mientras crecemos vamos cayendo poco a poco en la realidad. Me he aferrado mucho a mis sueños, a mis fantasías, y he evitado volverme alguien común. Más me he condenado a la soledad. Con el paso de los años, sin que me diera cuenta, me fui quedando solo. Para cuando mire a mí alrededor estaba completamente solo, ya nadie estaba a mi lado. He intentado integrarme a algún grupo, más mis esfuerzos no han sido suficientes, no encajo bien en alguno. Al final he preferido quedarme solo a sentirme incómodo.
Dejo mis cosas a un lado sin importarme que pueda pasarles para reunirme con los pequeños quienes me reciben con alegría. Jugamos juntos por un par de horas. Aún me sorprende la resistencia que tienen. Mientras yo caigo del cansancio, ellos aún tienen fuerzas para seguir, pero eso no evita que tenga una gran sonrisa en mi rostro.
Cansado voy a un árbol para dejarme caer. Su fuerte tronco me sirve de apoyo y sus raíces un lugar donde acomodarme para ver quienes recorren el lugar. Cada uno sigue su propio camino, uno que la mayoría sigue por simple rutina. Casi todos vuelven a ignorarme, no notan mi presencia. Me apoyo mejor sobre el árbol, dejando que él cargue con mi cansancio. Tal vez sería bueno dormir aquí. Una niña, un poco más grande con los que estuve jugando antes se me acerca. Por un momento veo nuestra similitud.
-¿Por qué estás aquí?- me pregunto con nuestra característica curiosidad
-Porque vivo para soñar- le contesto dejando caer mi cabeza –y para soñar debo dormir –cierro los ojos mientras ella se queda a mi lado mirándome con curiosidad hasta que debe marcharse. Dejándome solo nuevamente. Una vez más me encuentro en soledad pero eso no me importa porque estoy en mi mundo de sueños.
Más tarde, después del anochecer, con el cielo oscuro permitiendo a la luna y las estrellas brillar, me despierto. Ya casi nadie se encuentra en el parque. La mayoría ya se ha ido. Recojo mis cosas olvidadas horas atrás para tomar el camino a mi casa. Este me lleva a una calle llena de gente. Ahí veo a varios con audífonos, principalmente adolescentes y jóvenes, escuchando música, logrando encerrarse mejor en su propio mundo. En eso nos parecemos. No somos comunes. Pero aun así no somos iguales. Si los comunes son grises, nosotros tenemos un color diferente que nos distingue.
Detengo mi marcha cuando noto la presencia de una chica parada a unos metros de mi sonriéndome. Las personas pasan a mí alrededor ignorándome, al igual que ella.
-Hola- me saluda con una sonrisa.
-Hola- le regreso el saludo aún sorprendido de hablar con otro soñador de mi edad
-¿Quieres venir conmigo?- me pregunta estirando su mano
-¿A dónde?
-No lo sé,- me contesta como si no tuviera importancia, encogiendo los hombros, mira por un momento al infinito antes de volver a verme -tal vez a encontrar el lugar donde pertenecemos
-Si ¿por qué no?- tomo su mano para desaparecemos de este mundo, después de todo ¿Cómo podemos vivir nosotros los soñadores en este mundo o cualquiera donde la razón y la lógica predominan, dónde somos obligados a dejar de volar para seguir nuestro camino en el suelo cortándonos las alas?


Los de los dibujos son los personajes que aparecen, creo que es fácil dar quien es quien, aunque son los bocetos, por eso no me importo dejar que se viera la espiral de la libreta.
Me he tardado mucho para que haya quedado bien, es una lastima que no haya ganado el concurso, aunque siendo uno nacional... bueno olvido eso y ha seguir mejorando.
Espero les guste y me dejen un lindo comentario, si no recibo ni uno de este creo que me deprimiré.
Y ChicaLetra, escribiré de Raziel en México pero teniendo en cuenta tantas cosas, empezando con la llegara a la ciudad, pues el mocoso es muy capaz de llegar caminando solo para seguir con su idea de conocerlo todo o bien en un autobús solo por la experiencia, solo hare el apunte y seguiré escribiendo como va la historia.
En fin nos vemos mañana a ver con que nuevo escrito.

Comentarios

Citu ha dicho que…
Me gusto mucho, buenos vocetos
Dany nphenix ha dicho que…
Me gustó mucho y me identifico con los personajes. Es verdad, este mundo no nos deja soñar, volar, pero creo que hay que luchar para poder seguir haciéndolo, ya que es lo que nos da vida.
Besos.

Entradas populares de este blog

El Final de Naruto

Con 700 capítulos, reunidos en 72 tomos, el manga de Naruto llega a su fin después de 15 años de publicación. Aunque el anime basado en el manga sigue trasmitiéndose, pero su final se acerca pronto, además tiene 9 películas y en Diciembre se tiene previsto el estreno de otra: The Last. Puede que para muchos el fin de este manga no sea gran cosa. Pero durante 15 años ha formado parte de la vida de miles de personas. Para mi mucho menos, pues lo conocí gracias que fue trasmitido por televisión abierta durante mi adolescencia, debo conocerlo por lo menos 10 años.


En aquel entonces no llegue a verlo más allá del examen chunnin. Un par de años después lo volví a ver por Cartoon Netword, termine Naruto y empece Naruto Shippuden. Por aquel entonces estaba aprendiendo sobre lo que me permitía ver y leer el Internet de forma gratis, aunque ilegal. Por eso, cuando terminaron de trasmitir capitulos nuevos y viendo que podía ver anime gratis por internet empezé a investigar y quede impresionada …

Orar

Nunca considere hacerlo, siempre me burle de quienes lo hacían.
Pero hoy desesperado y sin nadie en quien confiar.
Ruego que mi plegaría sea capaz de llegar a alguien, a quien sea, y me pueda brindar una mano a esta alma desesperada.

Recomendación de Fanfiction: Saga Alianza

Disclaimer: Tanto los fanfics como las imágenes no son mías. Las imágenes son fanart hechos por fans de la saga basados en algo ocurrido en ella.

El día de hoy les traigo una recomendación de una saga de fanfics que me ha encantado de Harry Potter. Pero antes de hablarles de la saga les quiero advertir de su contenido. No se preocupen no es nada malo pero puede que algunos no les guste algunas cosas.

Advertencias:
-El fanfic empieza inmediatamente después del final de los libros de J. K. Rowling
-Incluye slash (relación homosexual), las parejas principales son Draco/Harry y Scorpius/Albus. Ambas relaciones se desarrollan durante la saga, incluso empiezan hasta un par de fanfics después.
-Lemon (escenas de sexo explicito) slash
-Muerte de Personajes. No se preocupen los protagonistas no xD

Siendo ya previamente advertidos y aún así les interesa esta saga empezare hablar sobre ella.

La saga Alianza fue creada por Helena Dax. La cual consiste en una serie de siete fanfics, actualmente cin…