Ir al contenido principal

New Destiny - Capitulo 8


-¿Estas completamente seguro?- pregunto por enésima vez Selene al capitán por teléfono
-Si- contesto ya cansado de su insistencia -¿qué es lo que ocurre? Es raro verte preocupada
-Es que…- dudo de hablarle de Daniel, pero mientras menos sepan del poder del chico mejor -tengo un mal presentimiento
-¿Nada más? je no te preocupes nadie sabe su verdadero poder
Después de eso ambos colgaron y Selene miro un papel que tenía frente suyo. Recordó el traro que hizo horas antes y no le gustaba para nada, sentía como si hubiera pactado con el diablo. Pero hará lo que sea para proteger a los niños, incluyendo esto.
Tomo nuevamente el teléfono para hacer una nueva llamada. Debía avisar a tantos como fuera posible.

Mientras tanto Hitomi, junto con sus amigos y demás personas se encontraban en el panteón de la ciudad para despedir a Mary. Carlos y Sergio se encontraban apartados y escondidos, para que nadie pudiera reconocer a Carlos.
Le dolía su muerte, su perdida y peor aún de esa forma en que les fue arrebatada. Pero tenía que aprender a vivir con su ausencia como lo hizo con su padre. Como le dijo su madre años atrás, todos en algún momento morimos, unos antes que otros, pero ese era nuestro destino final. Por eso debemos vivir en plenitud, disfrutar de cada día y no arrepentirse de nada. Pues nunca sabes cuándo le toca su fin. Pero saber todo eso no servía de nada, el dolor permanece. Y ahora tendría que vivir con el nuevamente, pero así es la vida.
-Momentos de felicidad y de sufrimiento son parte de la vida, y eso es lo que nos permite crecer- pensó Hitomi viendo como bajaban el féretro –ahora se que tengo que hacer, debo usar mejor mi poder, para ayudar a todos y evitar que más personas se pierdan de esta forma

-¿Estás seguro?- cuestiono Ken a Adrik
-Claro, Sith me dejo encargo, pero ¿Por qué limitarse solo a la ciudad?- contesto con simpleza, mostrando una sonrisa siniestra
El plan de Stih era hacer cuatro ataques simultáneos, al medio día, en diferentes partes del país, en el Norte, en el Sur, en el Oeste y en el Este, en los cuatro puntos cardinales. Sith confio en Adrik como estratega, pero no como persona. Por eso es que pronto se daría cuenta de su error.
La orden era atacar la ciudad de Córdoba, pero Adrik tenía en mente algo más. Aprovechando la geografía de la región, la cual consistía en montañas y cerros, sería más fácil destruir todo. Antonio con su poder para controlar la tierra podía causar un mayor daño con solo ataque, pues con todo este tiempo sus poderes se han incrementado.
Así comenzó todo. Antonio provoco un temblor, el cual más tarde, fue determinado de 8.5 en la escala de Richter con epicentro en Córdoba.

Cuando paso el temblor en el panteón, Hitomi estaba completamente asustada. Era la primera vez que sentía un temblor y uno tan fuerte la alteraba más. Matt la ayudo a levantarse, pues se había caído durante el movimiento al pisar mal. Tenía un raspon en la mano producto de la caída, pero nada grave. Miro alrededor y vio a una mujer estaba histérica, dando gritos a pesar de parar este ya había pasado, esto perturbo y preocupo más a las personas presentes. La mayoría empezó a llamar para saber la condición de amigos y familiares. Otras no lo pensaron dos veces y salieron corriendo en busca de ellos. Después de todo ellos tuvieron suerte, pues no tenían nada que les pudiera caer encima. Aunque eso no evito que recibieran algunos golpes y raspones.
-Debo que ir con mis hermanos- dijo Mikayo nerviosa después que se reunió con todos sus amigos se reunieron. Sus padres no estaban en la ciudad y sus hermanitos estaban solos en casa
-Bien, pero primero tranquilízate- le dijo Matt mientras le ponía sus manos en sus hombros –no serás de ayuda si estas así
-Si, pero…- aunque sus hermanos ya no eran tan pequeños se preocupaba demasiado por ellos
-Tranquilízate, ellos necesitaran que estés calmada
-Te puedo llevar así llegaras más rápido- ofreció Carlos mientras se agachaba para poder cargarla –con mi velocidad en un abrir y cerrar de ojos estarás con ellos- agregó con una sonrisa en un intento de tranquilizarla más
-Gracias- se subió a su espalda y después de asegurarse que ella no se caería ambos se fueron del lugar. Después los demás hicieron lo mismo preocupados por sus familias.

-¿Todos están bien?- pregunto Selene cuando llego al patio donde la mayoría se encontraba. Cuando empezó el terremoto se escondió como pudo bajo su escritorio, mientras escuchaba como varias cosas a su alrededor caían. Estaba asustada, nerviosa y preocupada, pero debía parecer lo más calmada posible. Todos estaban iguales o peor que ella, varios niños estaban llorando de miedo y varios tenían raspones, causados seguramente cuando salían al patio.
-Mi…miguel y-y- dijo una niña entre sollozos llena de polvo acercándose a la mujer mientras señalaba el otro lado de la casa –Alonso
-¿Qué pasa con ellos?- pregunto preocupada mientras la revisaba
-U-una pared… se… se cayó y…
-Rayos- pensó antes de gritar- Rafa
El chico de 16 años, alto, moreno y de cabello negro, giro a verla después de dejar a Anne en el suelo. Ella y otros cuatro quedaron atrapados en el segundo piso cuando la escalera se derrumbó. Él tiene el poder de la telequinesis y con ayuda de este ayudaba a ellos a bajar de forma segura.
-Necesito que muevas todos los escombros- le Selene explico una vez llegó a su lado, frente a los escombros –Miguel y Alonso quedaron atrapados
Rafa empezó a moverlos con lentitud, aunque más rápido si lo hubieran hecho de forma manual, por dos razones: para evitar otro derrumbe y por falta de confianza para mover tantas piedras de una vez.
Cuando abrió un hueco lo suficientemente grande la pelinegra paso. Se encontró con Miguel cubierto de polvo, llorando y asustado, con varios raspones y sangrando por un golpe en la cabeza, él se encontraba bien en comparación de Alonso. Este, también cubierto de polvo, se encontraba inconsciente, boca abajo y sus piernas atrapadas en unos escombros.
Primero saco a Miguel de ahí, dándoselo a Rafa. Luego quito los escombros que inmovilizaban a Alonso, para después revisarlo. Tenía la tibia derecha fracturada, algunos raspones y lo que la preocupaba, inconciente. Con ayuda de Rafa sacaron al niño de ahí y lo llevaron al patio. Ahí lo reviso y curo sus heridas. Acomodo el hueso para luego inmovilizarlo. Lo dejo descansar mientras revisaba el estado de todos los demás. Raspones y algunos cortes eran las únicas heridas físicas que tenían. El miedo los dominaba, principalmente a Anne, quien inconscientemente recordaba el día en que perdió todo.
Tomaron lo indispensable y partieron del lugar en dos combis que tuvieron la suerte de no dañarse. Ahora solo tenían esperar tener suerte y salir de ese lugar con vida.

Hitomi recorrió gran parte del trayecto a su casa con sus amigos. Los tres se dieron cuenta de lo que el terremoto había causado. Algunas casas tuvieron suerte y los únicos daños fueron algunas grietas, mientras que otras habían desaparecido totalmente. Pero los daños materiales no fue lo único que notaron. Cuerpos por doquier, heridos con diferentes lesiones, personas llorando sus pérdidas. Le partía el corazón ver esas cosas, pero necesitaba primero saber el estado de su madre. Era la única familia que le quedaba.
Cuando tuvieron que separarse. Aunque Matt no quería dejarla sola. Pero Hitomi lo convenció de ir en busca de sus padres, a pesar de su mal presentimiento.
Al llegar a su casa, o lo que quedaba de ella pues la mitad de ella había caído, su miedo y preocupación aumento. Como pudo entro en busca de su madre.

-¡Sakura! ¡Sakura!- grito Takeshi mientras atravesaba la desaparecida sala de la casa de su hermana. Él es el segundo hijo de Selene, de 22 años, alto, robusto, ojos oscuros y moreno. Él estaba en camino cuando empezó todo. Pues su madre la había avisado. Por desgracia fue él único que pudo advertir. Ahora el joven buscaba a su hermana, pero entre los escombros y las cosas tiradas, no la localizaba. Además no respondía a su llamado y estaba temiendo lo peor.
-¿Takeshi?- logro escuchar y se detuvo para escuchar mejor -¡Takeshi!-escucho mejor guiándose por la voz de la mujer. Quito una puerta sin esfuerzo para encontrarse a su hermana, junto con su cuñado. Este tenía el tobillo lastimado. Takeshi lo agarro para ponerlo en su hombro como costal de papas.
-¡Takeshi!- le reprendió Sakura al ver como trataba a su esposo
-No hay problema- dijo Arnold para tranquilizarla. Él es un hombre alto, piel clara, complexión media, cabello negro y ojos cafés.
-No hay tiempo- dijo al mismo tiempo Takeshi –debemos irnos de la Cd. estamos en peligro, Daniel le advirtió a mamá
-¿De qué es…?- empezó Arnold, pero cuando el joven empezó a mover se desconcertó y paro
-¿Qué haces?- pregunto Takeshi al ver a su hermana ir en una dirección diferente a la salida
-Sea lo que sea que pase necesitare esto- contesto mientras le enseñaba una bolsa mediana llena de hilos.
Su hermano solo asintió antes de salir de la casa.

-Lo sabía, tuvimos que eliminarte hace años- pensó un hombre con un rifle apuntando a Ken
El chico tenía a casi todo el pueblo en llamas. Debía agradecerle a Adrik permitirle esto. Destruir el lugar donde nació y lo desprecio por ser distinto. Hacerle pagar personalmente por lastimarlo tanto.
Creo una bola de fuego para atacar a unas personas que intentaban escapar. Pero al escuchar el sonido de un disparo, lanzó la bola en esa dirección. Destruyo la bala. Camino en esa dirección para encontrarse con ese hombre. Lo reconoció, cuando aún vivía ahí era su vecino. En ese entonces cuando lo veía a los ojos podía ver su desprecio, pero ahora también veía miedo. Una sonrisa apareció en rostro del chico. Así tenían que ser las cosas.
El hombre le apunto nuevamente, pero Ken derritió el cañón con su poder. El miedo de ese tipo aumento ante esto y más cuando el chico creo una nueva bola de fuego. Intento correr, pero fue en vano. El fin de su existencia llego pronto.
Una explosión ocurrió cerca y segundos después escucho el llanto de un niño. Ken dirigió su mirada en esa dirección y lo vio al lado del cuerpo de su madre. Ella lo había protegido con su cuerpo de la explosión. El niño lloraba y la llamaba en vano.
Esta escena le hizo recordar unas cosas de su pasado.
Un disparo.
El grito de un niño.
Sentía lastima por el niño, pero era un mal necesario. Ahora tenía que volverse fuerte, sea para lo que sea que el futuro le depare. Ken tomo el niño, a pesar de los golpes de este por alejarlo de su madre, y lo llevo lejos de todo el caos. Lo dejo solo. No le dijo nada, no podía hacer más por él.

Hitomi encontró a su madre media hora después de llegar a su casa. Bajo unos escombros, con varias heridas y sangre en la boca, como señal de una hemorragia interna.
-¡Mamá!- la llamaba aterrada mientras con mucho esfuerzo le quitaba los escombros. Sus lágrimas no tardaron en salir de forma desesperada.
-No te preocupes… yo te curare… yo- decía entrecortadamente revisando el estado de la mujer. Tenía demasiadas heridas y temía que sus poderes no fueron suficientes.
-Hi-Hitomi…- susurro Naomi entre abriendo los ojos para ver a su hija. Apenas tenía fuerzas, sentía su cuerpo pesado y un gran dolor recorriéndolo. Sabía que el fin de su cuerpo se acercaba.
-Mamá-dijo con alegría limpiándose las lágrimas para ser remplazadas inmediatamente por otras
-Debo decirle la verdad- pensó Naomi mientras tomaba la mano de su hija con dificultad –Hitomi tu…- empezó hablar -tu no…
-Debo curarte- le dijo apartando suavemente la mano de su madre
-eres mi hija…- cada vez le costaba más hablar
Hitomi sintió como si todo se detuviera por un instante. Su corazón siendo apretado y un inmenso vacío invadiéndola. ¿Por qué le decía esto? ¿Por qué ahora? ¿Acaso la culpaba de lo ocurrido? ¿También ella? Lo había visto mientras regresaba. Ellos atacando a todos quienes encontraban con vida.
-Debe saber la verdad- pensó Naomi sin tener ni la menor idea de los pensamientos de la chica -merece saberla, tal vez…-
-Tu eres…- intento confesarse, pero la verdad ha quedado oculta por el manto de la muerte
-Un monstruo- pensó recordando el grito de Karen antes de morir.
Matt quien mantuvo la mente lo suficientemente fría fue quien los alejo de ellos. Por eso aún no tenían contacto directo con ellos.
-No puede ser verdad- se repetía una y otra vez mientras sus lágrimas aumentaban su intensidad una vez más y se abrazaba a ella misma.

-Rayos, rayos, rayos- pensaba Selene con temor. Un tornado había aparecido en medio de la ciudad, a la mitad de su camino. Se separó de Martha, quien tenía a la mitad de los niños en la otra combi, y ahora intentaba desesperadamente alejarse del tornado y salir con vida de esa locura. Todos rebotaron al pasar sin cuidado un tope.
-¡Miguel está sangrando de nuevo!- le dijo Amelia, una chica de 15 años.
-Para el sangrado ¡ahhh!- grito cuando un hombre apareció en su camino. Tuvo que girar bruscamente para evitarlo, aunque por el sonido hueco que logro escuchar a pesar de los gritos no lo logro. Derrapo hasta que choco y volcó la combi.
-¿Todos siguen vivos?- pregunto Selene tocándose la cabeza, pero luego se arrepintió por su forma de preguntar sobre la condición de todos. Escucho unos quejidos mientras recorría la mirada en la parte trasera de la combi. Esta empezó a temblar como señal de que el tornado se acerca a ellos.
-Rayos ¿Y ahora? ¿Qué hago? ¿Qué hago?- pensó desesperada –Anne –grito girando a ver a la pequeña, pero antes de decirle algo la camioneta se levantó del suelo y empezar a girar. Los gritos no tardaron en llegar.

-¿¡Eso es un tornado!?- pregunto con sorpresa Sakura al verlo a lo lejos
-¿De qué estás hablando?- pregunto su hermano luego de ayudar a unas personas. Quienes ignoraron la increíble fuerza que mostraba antes de salir corriendo -¡Oh Dios mío!- exclamo al girar y mirar lo mismo que su hermana -es peor de lo que esperaba
-¿Qué está pasando?- pregunto Arnold desconcertado por todo lo que ocurría. Primero un temblor y ahora un tornado ¿Qué seguía? Además al parecer su esposa y cuñado parecían saber la razón de todo eso.
-Somos el siguiente punto de ataque- contesto Sakura mirando a su esposo -no podemos decirte la razón de porque lo sabemos, mamá nos lo prohibió
-¡Cuidado!- grito Takeshi interponiendo entre la pareja y un ataque de espinas
-Yo también tengo poderes- le recordó Sakura a su hermano, siendo ella quien detuvo el ataque con un muro hecho de los hilos proveniente de su bolsa
-No esperaba encontrar a uno de nosotros en estas circunstancias, menos a dos- dijo un joven de 20 años, moreno, cabello café oscuro, al igual que sus ojos
-¿Por qué hacen esto?- pregunto Takeshi con el ceño fruncido y tomando una posición de pelea
-Para eliminar a toda la escocia- contesto el chico
-Eso no les da derecho a matarlos
-Eso es lo que piensan ahora- dijo luego de un momento de silencio –pero se darán cuenta que nosotros somos quienes decimos la verdad- continuo dándose media vuelta para irse
-Debemos detenerlo- dijo Sakura dando un paso antes de ser detenida por su hermano
-No, tenemos que irnos
-Pero…
-Nos vamos- su tono no permitió ningún reclamo de su hermana. Cargo nuevamente a su cuñado para empezar nuevamente la marcha.
Takeshi mantuvo el ceño fruncido. Había una razón para no ir tras el chico, pero no la diría, incluso le daba vergüenza aceptar la razón: dudaba de sus ideas sobre todo esto.

Adrik se divertía viendo desde el techo de una casa como las personas se mataban entre si. Esto era por su poder, el de controlar a las personas, aunque solo sus acciones. A lo lejos distinguió una combi blanca acercarse. Sonrió al verla, el único sobreviviente de la pequeña matanza lo acaba de suicidar.
Cuando el vehículo entro a su rango de poder obligo al conducto a estrellarse. Pero grande fue su sorpresa al ver como atravesaba el edificio donde tuvo que ocurrir el accidente. Quito su control segundos después. Bajo del lugar donde estaba y fue a ver que ocurrió. Sea lo que sea, sería interesante.

Después de pasar el edificio Martha detuvo la camioneta antes de bajar totalmente asustada y con los nervios de punta.
Ella perdió a sus padres durante la guerra y fue recogida por Selene, junto con sus dos hermanos mayores. Ella decidió quedarse con Selene para ayudarla en el orfanato que fundo en aquella época. Cuando paso todo el asunto de las personas con poderes tuvo miedo. Pero Selene la tranquilizo y aprendió a vivir con el hecho de que varios de los niños que tendría que cuidar tendrían poderes, cuando todo se tranquilizó.
Pero ella nunca se hubiera imaginado que algo así le pasaría. Primero empezar a moverse en contra de su voluntad y luego atravesar cosas sólidas ¡ni siquiera sabía que podían hacer que otros se vieran afectados por sus poderes!
-¿Estas bien?- pregunto Rafa acercándose a ella preocupado igual que el resto. Unos bajaron con él, mientras que el resto se quedó dentro.
-¡Aléjate de mí!- grito cuando sintió la mano del chico en su hombro
Rafa aparto su mano inmediatamente. Se sentía lastimado por esas palabras, como si ella lo estuviera culpando de lo ocurrido por ser quien es.
-Rafa…-lo llamo su hermana quien salía del vehículo –creo que él fue quien hizo que atravesáramos las paredes- explico mientras cargaba a un niño de siete años, este permanecía inconsciente -se desmayó poco después
-Interesante- pensó Adrik, quien permanecía a unos metros de ellos
-Yo…- dijo Martha luego de ver el pequeño
-¿Te diste cuanta que nos tienes miedo?- dijo Adrik haciendo notar su presencia. Miro a Martha con desprecio y arrogancia
-Eso no es cierto- la defendió Rafa molesto. No tenía ni idea de quien era pero no le inspiraba confianza.
Adrik ignoro a Rafa e hizo que su hermana empezara a caminar hacia él con el niño en brazos. Ella intento resistirse, pero no podía hacer nada. Entonces empezó a levitar hasta llegar junto con su hermano mayor.
-Con que tú también- dijo Adrik con sorpresa con una media sonrisa –no entiendo- se dijo –se supone que…
-Déjanos en paz o…-interrumpió Rafa
-¿O qué?- dijo burlonamente antes de obligarlo a ahorcarse a sí mismo. Después obligo nuevamente a la chica a caminar así él y entregarle al niño. Adrik no soportaba a los tipos que creían que podían vivir sin problemas con los normales. Pero no tenía la paciencia para cambiar sus ideas. Cosa que no pasaba con un niño, principalmente si este acababa de descubrir sus verdaderas habilidades. Es lo que él pensaba.
Al mismo tiempo hizo caminar a Martha hacia una ventana rota. Hizo que tomara un fragmento de cristal y con este cortarse el cuello. Su cuerpo cayó al suelo tan pronto Adrik dejo de controlarlo.
Antes de irse vio como Rafa cayó al suelo inconsciente, pues no tenía la fuerza suficiente para romperse el cuello además utilizaba su propio poder para evitar el control completo de su cuerpo. Adrik estaba feliz. Se había divertido mucho ese día y había encontrado a un pequeño aliado en el proceso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Final de Naruto

Con 700 capítulos, reunidos en 72 tomos, el manga de Naruto llega a su fin después de 15 años de publicación. Aunque el anime basado en el manga sigue trasmitiéndose, pero su final se acerca pronto, además tiene 9 películas y en Diciembre se tiene previsto el estreno de otra: The Last. Puede que para muchos el fin de este manga no sea gran cosa. Pero durante 15 años ha formado parte de la vida de miles de personas. Para mi mucho menos, pues lo conocí gracias que fue trasmitido por televisión abierta durante mi adolescencia, debo conocerlo por lo menos 10 años.


En aquel entonces no llegue a verlo más allá del examen chunnin. Un par de años después lo volví a ver por Cartoon Netword, termine Naruto y empece Naruto Shippuden. Por aquel entonces estaba aprendiendo sobre lo que me permitía ver y leer el Internet de forma gratis, aunque ilegal. Por eso, cuando terminaron de trasmitir capitulos nuevos y viendo que podía ver anime gratis por internet empezé a investigar y quede impresionada …

Orar

Nunca considere hacerlo, siempre me burle de quienes lo hacían.
Pero hoy desesperado y sin nadie en quien confiar.
Ruego que mi plegaría sea capaz de llegar a alguien, a quien sea, y me pueda brindar una mano a esta alma desesperada.

Recomendación de Fanfiction: Saga Alianza

Disclaimer: Tanto los fanfics como las imágenes no son mías. Las imágenes son fanart hechos por fans de la saga basados en algo ocurrido en ella.

El día de hoy les traigo una recomendación de una saga de fanfics que me ha encantado de Harry Potter. Pero antes de hablarles de la saga les quiero advertir de su contenido. No se preocupen no es nada malo pero puede que algunos no les guste algunas cosas.

Advertencias:
-El fanfic empieza inmediatamente después del final de los libros de J. K. Rowling
-Incluye slash (relación homosexual), las parejas principales son Draco/Harry y Scorpius/Albus. Ambas relaciones se desarrollan durante la saga, incluso empiezan hasta un par de fanfics después.
-Lemon (escenas de sexo explicito) slash
-Muerte de Personajes. No se preocupen los protagonistas no xD

Siendo ya previamente advertidos y aún así les interesa esta saga empezare hablar sobre ella.

La saga Alianza fue creada por Helena Dax. La cual consiste en una serie de siete fanfics, actualmente cin…