Ir al contenido principal

New Destiny - Capitulo 9


-Maldición, maldición, maldición- repetía Matt de rodillas frente a lo que quedaba de su casa.
Tan pronto como llego se dio cuenta de la cruel verdad.
-¿Cuándo acabara todo esto?- grito preguntando a la nada
Hace unas horas habían enterrado a una amiga y ahora ¡esto! ¿Cuánto más tenían que sufrir?
-Hitomi- susurro al recordarla, preocupado corrió a su casa sin preocuparse de nada más que llegar a su lado
Minutos más tarde encontró la casa hecha ruinas y en medio de todo eso logro distinguirla. La llamo varias veces pero ella no respondió. Al acercarse la vio de rodillas dándole la espalda. Pudo escuchar sus sollozos y la razón de ellos frente a ella. Se sentó a su lado y la volvió a llamar quedamente, pero ella no respondió. Solo cuando coloco su mano sobre su hombro pareció notar su presencia.
Hitomi se sobresaltó al sentir la mano de Matt y volteo a verlo. Su mirada parecía perdida, con sus ojos rojos de tanto llorar. Lo miro un rato como si tratara de reconocerlo. Unos instantes después salto sobre él, abrazándolo y rompiendo a llorar nuevamente.
Matt la abrazo e intento tranquilizarla, presentía que algo más le había afectado además de la muerte de Naomi. Pasaron varios minutos antes de que pudiera calmarse, aunque quería preguntarle que paso lo mejor era que ella misma se lo dijera o esperar a otro momento.
Aunque Hitomi dejo de llorar no se separó de Matt. Siguió abrazándolo, con su cabeza apoyada en su pecho, mientras él continuaba acariciando su cabeza. Por una razón que no entendía estar de esa forma con él la tranquilizaba y por otra razón aún más inexplicable, segura.
-Debemos irnos- dijo el chico varios minutos después separándola un poco de él para verla a los ojos. Ella asintió sin decir nada. Han estado mucho tiempo solos y no sabían si considerar eso como algo bueno o malo. Tomados de las manos partieron en busca de sus amigos, en busca de otra persona con vida.

Un par de minutos más tarde de separarse de sus amigos. Carlos y Miyako llegaron a la casa de ella. Al igual que varias casas estaba destruida, aunque había partes en que no todo se había caído. Ambos movieron los escombros en busca de los hermanos de la chica. La mayoría no lo hubiera hecho, dando por sentado su muerte. Pero Miyako no. Tendría que ver sus cuerpos, por doloroso que fuera, para aceptarlo.
Su persistencia fue recompensada. Ellos habían quedado atrapados en los escombros. Tenían unas cuantas heridas, nada graves, pero estaban a salvo.
Carlos los miro aliviado. Ellos habían corrido con suerte. Viendo a su alrededor podía darse una idea de cuantos habían muerto, cuantos estaban heridos y otros luchaban por rescatar a alguien.
-Tenemos que irnos- les dijo más tarde. Eran apenas unos niños y no podían hacer mucho para ayudar a los demás, lo mejor era pedir ayuda.
Poco después se encontraron con Sergio quien les conto sobre los ataques. Tuvo suerte de poder escapar a salvo, o eso creyó. Al terminar de hablar apareció una chica quien intentó matarlos pero gracias a Carlos eso no paso. Con su velocidad la distrajo mientras ellos huían.
-¿Por qué lo haces? ¿Por qué los proteges?- le pregunto atrapada por la velocidad de Carlos
-Yo solo protejo a mis amigos, no me importan los demás- contesto disminuyendo la velocidad –ellos no me abandonaran por quien soy
-Entonces únete a nosotros, Sith nos prometió no lastimar a los normales que nosotros elijamos
-Yo no soy un asesino- dijo al tiempo que se detenía -solo… déjenos en paz- se marcho dejando a la chica sola

Una hora más tarde el ejército finalmente hizo acto de presencia. Casi dos horas después de que toda la pesadilla comenzara. Esta fue la región más afectada y más extensa del país. Como siempre comenzaron a buscar sobrevivientes, que fueron menos del 1%. La menos tasa hasta ahora.
Tardaron unos veinte minutos en encontrar la combi en donde viajaban Selene y los demás. Al revisarla pensaron que no había ningún sobreviviente. No había ningún movimiento. Pero regresaron al escuchar un quejido. Estaban vivos, inconscientes, pero vivos.
-¿Qué pasa?- pregunto Selene recuperando la conciencia mientras la intentaban sacar de la cabina
-No se preocupe- contesto uno de los soldados –ahora esta a salvo- intento sacarla pero ella se resistía
-Espere, necesito mis cosas
-Pero…
-Estoy bien- mintió. A primera vista parecía no tener algo más grave que una cortada en la frente, arriba del ojo derecho. Pero no solo eso, su muñeca izquierda la tenia fracturada y le dolía demasiado el tobillo derecho, no sabía si era una torcedura o una fractura.
El joven soldado acepto por su insistencia y por compasión. Supuso que se trataba algo de valor sentimental y tras ese desastre era lo único que le quedaba.
La mujer tomo su estuche y se aseguró que todo lo importante estuviera ahí. Principalmente un documento.
Después la sacaron. Al intentar pararse su pie derecho no aguanto su peso y estuvo a punto de caer sino fuera por la ayuda del soldado. Odiaba eso, sentirse débil, necesitar ayuda, pero no podía hacer más por el momento tenía que parecer fuerte. Los niños la necesitaban. Los que pudieron se acercaron a ella, buscando consuelo. Parte de su inocencia volvió a desaparecer.
Solo eran niños no tenían que pasar por esto. Principalmente Anne, quien apenas si pudo escapar de una pesadilla para volverla a vivir.
Los llevaron al refugio temporal para tratar sus heridas. Selene se sintió aliviada de que ellos solo buscaran sobrevivientes. Antes de que supieran quienes eran algunos de los niños necesitaba hablar con su hija Sakura.
Media hora más tarde ella buscaba a sus hijos sin encontrarlos. Entre las camillas le pareció distinguir a un conocido pero no pudo confirmarlo al escuchar los gritos de los niños.
-Rayos- pensó antes de ir lo más rápido que podía con ellos. Usaba una improvisada muleta para moverse.
Los buscadores los habían identificado. Tenían a Gin como costal de papas. Amelia tenía a Anne en sus brazos y uno de ellos intentaba arrebatársela, mientras la pequeña lloraba. Otros dos corrieron al verla. El resto intentaba que soltaran a sus amigos.
-¡Déjenlos!- grito enojada y frustrada –no pueden llevárselos, no a ellos
-Lo siento Sra. Pero son…
-Sé que son su ordenes- lo interrumpió –pero hay cambio- le entrego el documento que guardaba al que parecía al mando. Su rostro mostro una gran sorpresa al terminar de leer.
-¿Usted es?- pregunto incrédulo –pensé que estaba muerta
-Sí, y como puede ver estoy vivita y coleando- contento mirándolo a los ojos segura, aunque con un toque de tristeza en sus ojos –algo magullada pero viva- dijo mostrando su muñeca y una pequeña sonrisa
Minutos más tarde encontró a sus hijos y yerno. Les explico rápidamente lo que pasaba y sus razones para ello.
-¿Por qué eso?- pregunto Takeshi desesperado, intranquilo
-No tenía opción y… tampoco tiempo, si lo hubiera tenido tal vez hubiera encontrado algo mejor, pero el hubiera no existe, ahora solo nos queda seguir adelante.
-Lo sé- pensó, pero se sentía atrapado. Peor aún por culpa de su madre. Pero tenía razón, por el momento no tenían otra opción, mientras ellos cumplieran su parte, los niños y su hermana estarían a salvo. Aun así no podía evitar, y seguramente su madre igual, desconfiar. Pero por el momento no podían hacer más.

-Ahora debo irme- pensó Carlos al ver a sus amigos juntos y bien. Ya los había ayudado en lo que pudo y no tenía nada más que hacer. Sin que se dieran cuenta se iria. Avanzo unos metros antes de girar a verlos por última vez. Entonces sintió algo en su cuello. Todo empezó a dar vueltas a su alrededor. Después oscuridad.
-Carlos- grito Matt al verlo apartado de ellos y de pronto caer al suelo
Intento ir ayudarlos pero un grupo de soldados armados aparecieron. Uno fue con Carlos el resto con ellos. Matt se puso frente de Hitomi intentando protegerla.
-Chicos no les haremos daño, solo queremos a la chica- dijo uno de ellos
-Pero no han hecho nada- grito Miyako
-Esas son nuestras órdenes, no lo compliquen más
-Corre- le grito Matt a Hitomi. Ella, estando asustada, dudo un momento antes de dar media vuelta con la intensión de huir. Pero le dispararon el mismo sedante de Carlos y cayó inconsciente. Matt intento impedir que se llevaran a sus amigos pero no podía hacer nada para evitarlo
-Deben ir al refugio más cercano- le dijeron mientras Matt lloraba de impotencia y golpeaba el suelo

El silencio invadió el lugar cuando Ángel golpeo a Adrik.
-¿Por qué hiciste eso?- pregunto el chico con indiferencia
-¡No tenías que atacar a las otras ciudades!- le grito antes de intentar darle otro golpe. Pero no lo logro por el poder de él
-Y eso que importa les ahorro un poco de trabajo- sonrió altivamente –volverte invisible no te librara de mi- les dijo engreídamente, pocos eran quienes podían escapar de su poder
-Pero desobedeciste mis ordenes- dijo Sith haciendo acto de presencia –te distes cuanta ¿no? No todos han sido localizados, la última vez que lo hice fue hace casi 10 años
-Ps me lo hubieran dicho antes- dijo después de quedarse viendo mutuamente. Adrik sentía que Sith ocultaba algo pero no sabía que. Había anulado su poder en Angel y estaba dispuesto a irse, pero algo le llamo la atención. El niño que trajo con él.
-¡Ángel!- grito al ver al adulto corrió a él y se abrazo a él. Se habían visto algunas veces y apenas eran conocidos. Pero siendo el único que conocía de todos ellos era el único que podía recurrir. Esperaba que él pudiera ayudarlo.
-¿Qué haces aquí?- pregunto sorprendido de verlo ahí
-Por eso estabas molesto- comento Adrik divertido- si lo hubiera sabido los hubiera “cuidado” mejor jaja- dijo sarcásticamente ante de irse

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Final de Naruto

Con 700 capítulos, reunidos en 72 tomos, el manga de Naruto llega a su fin después de 15 años de publicación. Aunque el anime basado en el manga sigue trasmitiéndose, pero su final se acerca pronto, además tiene 9 películas y en Diciembre se tiene previsto el estreno de otra: The Last. Puede que para muchos el fin de este manga no sea gran cosa. Pero durante 15 años ha formado parte de la vida de miles de personas. Para mi mucho menos, pues lo conocí gracias que fue trasmitido por televisión abierta durante mi adolescencia, debo conocerlo por lo menos 10 años.


En aquel entonces no llegue a verlo más allá del examen chunnin. Un par de años después lo volví a ver por Cartoon Netword, termine Naruto y empece Naruto Shippuden. Por aquel entonces estaba aprendiendo sobre lo que me permitía ver y leer el Internet de forma gratis, aunque ilegal. Por eso, cuando terminaron de trasmitir capitulos nuevos y viendo que podía ver anime gratis por internet empezé a investigar y quede impresionada …

Orar

Nunca considere hacerlo, siempre me burle de quienes lo hacían.
Pero hoy desesperado y sin nadie en quien confiar.
Ruego que mi plegaría sea capaz de llegar a alguien, a quien sea, y me pueda brindar una mano a esta alma desesperada.

Recomendación de Fanfiction: Saga Alianza

Disclaimer: Tanto los fanfics como las imágenes no son mías. Las imágenes son fanart hechos por fans de la saga basados en algo ocurrido en ella.

El día de hoy les traigo una recomendación de una saga de fanfics que me ha encantado de Harry Potter. Pero antes de hablarles de la saga les quiero advertir de su contenido. No se preocupen no es nada malo pero puede que algunos no les guste algunas cosas.

Advertencias:
-El fanfic empieza inmediatamente después del final de los libros de J. K. Rowling
-Incluye slash (relación homosexual), las parejas principales son Draco/Harry y Scorpius/Albus. Ambas relaciones se desarrollan durante la saga, incluso empiezan hasta un par de fanfics después.
-Lemon (escenas de sexo explicito) slash
-Muerte de Personajes. No se preocupen los protagonistas no xD

Siendo ya previamente advertidos y aún así les interesa esta saga empezare hablar sobre ella.

La saga Alianza fue creada por Helena Dax. La cual consiste en una serie de siete fanfics, actualmente cin…