sábado, 20 de agosto de 2016

Ruido


Estoy cansado del ruido y del escándalo.
Las quejas de los maestros y vecinos de mi conducta.
Las burlas de mis compañeros.
El llanto de mi hermano.
Los gritos de mis padres al discutir.
Pero un día finalmente puedo disfrutar del silencio.
Por unos instantes logró que haya paz.
Pronto el sonido de una sirena interrumpe mi tranquilidad.
Más ahora se que al teñir todo de rojo ya no hay más ruido.